Mikel Garate Aracama

Azkoitia (Gipuzkoa), 1969

Tel: 616203743

This e-mail address is being protected from spambots, you need JavaScript enabled to view it

Profesor Titular de la Facultad de

Bellas Artes de Bilbao

 

 

 

LA PINTURA DE MIKEL GARATE

Exaltación del caos y el accidente controlado. Venus prehistóricas, arquitecturas modernas, viejas ventanas, bicicletas, ruedas de avión, toros, cebras, puertos, retratos, grúas, farolas, torres, útiles de cocina, bosques, matrículas... parece que cualquier elemento es susceptible de figurar en una composición del pintor Mikel Garate.
Empleo de la escala sin ningún orden aparente. Mezcla de tiempos y lugares en principio inconexos. Sugerente y dinámico juego entre fondo y figura. Sorprendente variedad de texturas. El color en absoluta libertad. ¿Qué es lo posterior al pos-modernismo?

Repensar, reconocer, re-elaborar, redescubrir, recrear. En una primera lectura, si atendiéra-mos al obligado encasillamiento (¿por quién?) de definir el estilo pictórico, se podría estimar que se trata de pintura pop, por el colorido de las obras, la inclusión de los elementos antes citados (muchos de ellos de origen popular), el tipo de estructuras formales o composiciones o el empleo prolífico de la serigrafía. 
Sin embargo, después de una primera apreciación (de lo más evidente), se pueden descubrir guiños a otros estilos, los que la historia del arte del siglo XX vino a denominar informalismo, realismo, minimalismo, abstracción lírica... Todos estos referentes y otros están presentes en la obra de Garate, por lo que más que de un pop-art del siglo XX, nos encontramos con una estrategia de trabajo o metodología que, en una época se vino a llamar eclecticismo y, actualmente algunos, en un intento de evitar connotaciones de barniz antiguo, denominan, con poco acierto, remix. Seguramente porque en el ámbito de la música esta palabra no está mal considerada o, al menos, se la mira con menos sospechas.
En el caso de los cuadros de la exposición que estamos tratando, esta combinatoria aleatoria muy pensada y elaborada, incluye la alegría y el colorido del pop, lo gestual, los chorretones y el empleo de los materiales de la abstracción y el informalismo, comparte con el minimalismo el gusto por el zen o la búsqueda de la esencia absoluta en algunas obras "silenciosas" y también podemos encontrar, de vez en cuando, partes del cuadro pintados a la manera figurativa-realista…etc. En fin, todos los distintos lenguajes pictóricos son válidos para la expresión plástica resultante, intento positivo de ser global en la época de la globalización mundial. Arte-global. ¿Globalismo? Sea como sea, esta libertad de actuación hace que el autor disfrute de la pintura, de su manipulación y del proceso de elaboración de sus obras, que no es poco. El juego lúdico/creativo es transmitido al espectador y continúa en la lectura de la obra, cuyo resultado final vivo, actual, sugerente y colorista no pasa inadvertido.
En lo que a los materiales pictóricos se refiere, la gran mayoría de las obras ha sido pintada con acrílicos sobre lienzo. Pinceles, trapos, esponjas, rodillos, video-proyectores... cualquier elemento sirve como herramienta si contribuye al resultado final. Incluso el empleo de la atracción gravitatoria es reconocible en algunos cuadros. Y, cómo no, la serigrafía, omnipresente. Para ello, después de una estricta selección de fotos, dibujos o texturas, viene la manipulación en diversos softwares informáticos, pensando ya en clave pictórica. A diferencia del gran artista Robert Rauschenberg, que serigrafiaba sobre el lienzo colocado en el suelo y al termino de la obra lo tensaba a un bastidor, Garate, salvo en los formatos muy pequeños, coloca un tablero entre la tela y el bastidor, para así poder estampar en cualquier momento del proceso de elaboración del cuadro y poder moverlo tranquilamente y ponerlo en posición vertical para observarlo mejor. Hacer, mirar, ver, mirar de nuevo, redescubrir, rehacer, re-elaborar, recrear, seguir una y otra vez... Una forma de trabajo poético por lo intuitivo, hasta que ¡oh musas! el cuadro pide no ser mancillado más y queda dispuesto para ser mostrado. ¡El viaje continúa!
* texto del catálogo de la exposición de la Sala Aroztegi de Bergara
 
home search